Buscar

DIA MUNDIAL DEL “CUARTO” AMBIENTE



En 1972 la Asamblea General de las Naciones Unidas-ONU declaró al 5 de junio como el DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE, a fin de resaltar la importancia que tiene su conservación, haciendo evidente que el ambiente natural, el ambiente humano y el desarrollo están profundamente interrelacionados. Pasados casi 50 años, la fecha crece en relevancia, a medida que se deteriora el medio ambiente y la vida en nuestra Casa Común, la Madre Tierra, tal como lo muestran numerosos estudios, múltiples crisis y los reclamos de los movimientos sociales. Podríamos ironizar: el “medio ambiente” disminuyó a un “cuarto de ambiente”.

Lo que sucede con el “medio ambiente” es un ejemplo más de lo que nos ocurre con numerosas declaraciones, tratados, acuerdos, objetivos y metas de organismos y conferencias internacionales, de los que se burlan muchos de los poderosos de la tierra. Sólo algunas referencias al respecto: la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” -1945- sigue siendo una utopía; lo mismo sucede con la erradicación del hambre y la pobreza, las propuestas de las sucesivas “Cumbres sobre el Ambiente”, de 1972 en adelante; las “Cumbre de la Tierra” -1992 y 2012- insisten en que “los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible” y los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” -2015- reafirman la necesidad de “Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente”, pero el deterioro se profundiza.

Lo mismo ocurre en Argentina. El Art. 41 de su Constitución, establece con claridad obligaciones y derechos en relación al ambiente y al desarrollo: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras…Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales”


SOMOS LA ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINGUIRLO TODO

Lo que nos sucede es parte de la “crisis civilizatoria” sobre la que numerosos pensadores reflexionan, especialmente a partir de 2008, cuando comienzan a superponerse cuatro crisis, profundamente interrelacionadas: la económico-financiera, la energética, la alimentaria y una catastrófica e impredecible crisis climática global. Argentina, integrante de un mundo globalizado, también está inmersa en esta crisis.

El Informe del Intergubernamental Science-Policy Plataform on Biodiversity and Ecosystem Services-Ipbes, de mayo 2019, producido por 450 expertos durante tres años y auspiciado por la ONU, corrobora las evidencias: el 75 % del entorno terrestre y el 66 % marino están “gravemente alterados”, como consecuencia de seis principales factores: agricultura intensiva, deforestación, pesca, caza, cambio climático, contaminación y avance de especies exóticas invasoras; ello, entre otras consecuencias, provocaría la próxima desaparición de más de un millón de especies vegetales y animales.

Si bien en los últimos 500 millones de años hubo períodos de extinción masiva provocados por fenómenos naturales de diversa índole, en el período que estamos atravesando, la pérdida de biodiversidad tiene al ser humano como principal responsable. Los humanos “SOMOS LA ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINGUIRLO TODO”.

Según R. Watson, presidente del Ipbes, “Estamos erosionando los fundamentos mismos de nuestras economías, nuestros medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, la salud y la calidad de vida en todo el mundo”…pero aún estamos a tiempo, para realizar el “cambio profundo” necesario para revertir los daños. No sólo se trata de que nuestra especie sobreviva, sino de vivir mejor: el “bien vivir” en lugar del “hiperconsumo”, tal como claman los habitantes del mundo y, sobre todo, los más pobres.



Ilustración de artista desconocido sobre la utilización de los recursos naturales.

EXISTEN SOLUCIONES

Hay soluciones…pero cada día se hacen más difíciles porque la crisis se profundiza e incide no sólo en el medio ambiente natural, sino en el acceso a derechos básicos como la alimentación, la salud, la educación, el trabajo decente, la participación, etc., condicionando el futuro de cada uno de nosotros y de la humanidad toda. Al respecto nos parece sumamente documentada y profundamente crítica la Encíclica del Papa “Laudato Si” -2015-, enunciada también como “La Carta de Francisco sobre la Tierra y la Humanidad”, un Documento que suma una valiosísima contribución al debate de la ecología integral.

Según el mismo “…En las últimas décadas, las cuestiones ambientales han generado un gran debate público que ha hecho crecer en la sociedad civil espacios de mucho compromiso y de entrega generosa…En este sentido se puede decir que, mientras la humanidad del período post-industrial quizás sea recordada como una de las más irresponsables de la historia, es de esperar que la humanidad de comienzos del siglo XXI pueda ser recordada por haber asumido con generosidad sus graves responsabilidades” (165) pero, “…hay demasiados intereses particulares y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos” (54)

Por eso nos parece muy esperanzadora la indignación de los jóvenes europeos que crearon el movimiento “Juventud por el Clima” y se movilizan con consignas tales como “Salvemos la Tierra” y “Viernes por el Planeta”, de las que la jovencita Greta Thumberg ha sido su vocera más conocida; el 15 de marzo 2019 fue una masiva expresión de este reclamo, con la movilización de millones de jóvenes. Pero, al igual que los discursos de los organismos internacionales o nacionales, esto no alcanza; nuestra vida actual está en juego y el futuro en enorme riesgo.

No podemos dejar el presente y el futuro en manos de los “mercados”, ni de quienes sumisamente les obedecen. Comprometerse con la vida y educar con el ejemplo, implica no sólo cambiar urgentemente hábitos personales, sino también sumar nuestro esfuerzo a quienes, en cada lugar de la Tierra y de nuestro país, luchan por lograr un mundo ambiental, económica, social, cultural, política y éticamente sustentable. Un mundo para todos, donde la vida –todas las vidas- prevalezcan sobre los negocios.



REDACCIÓN CALISA FAUBA



#MEDIOAMBIENTE

#DIAMUNDIALDELMEDIOAMBIENTE

#SOBERANIAALIMENTARIA

#CAMBIARELSISTEMAPRODUCTIVO

#SOBERANIAALIMENTARIA

#CALISAFAUBA

#FAUBA

0 vistas
CONECTATE

Facultad de Agronomía - UBA

info@calisafauba.com

NUESTRAS REDES
  • Gris Icono de YouTube
  • Gris Facebook Icono

Consumidores activos, productores comprometidos

© 2018  Equipo de Comunicación CALISA

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon