Buscar

Marcapaso o muletas para la grave Sequía

No le interesa a la sociedad, a las autoridades, a los académicos y tampoco a las grandes empresas agroindustriales. Como en 1960, muchos pequeños productores pueden desaparecer y eso significa tierra más barata para el agronegocio en la Región Pampeana; más concentración de la tierra y otros bienes naturales y menos Soberanía Alimentaria.

La severa sequía que nos afecta desde fines del 2017 se prolongaría –según los especialistas- quizás hasta fin de 2018, por lo que sería muy difícil recuperar el déficit hídrico de unos 300 mm acumulado en los suelos de la principal región productora de granos del país. Menos Niño y más La Niña, tratando de explicar parcialmente problemas graves y acuciantes que van más allá de la Crisis Global, ya que tienen mucho que ver con la estructura agraria, el modelo agrario y las políticas públicas predominantes, con la mirada puesta más en las ganancias de corto plazo que en la sustentabilidad del desarrollo agrario y rural.


"tierra más barata para el agronegocio en la Región Pampeana; más concentración de la tierra y otros bienes naturales y menos Soberanía Alimentaria."

La sequía hace predecible una caída por lo menos en un 30 % de la producción de granos, sus exportaciones y el ingreso de divisas, un dato relevante para la macroeconomía; también menos rentabilidad y quebranto de algunas empresas agropecuarias, lo que ya se advierte en los bancos y las compañías proveedoras de insumos y servicios a los productores; el endeudamiento en las cooperativas subió un 20 % respecto al año pasado.


Los Productores


No todos están sufriendo lo mismo y por lo tanto, tampoco son iguales las medidas que están reclamando. Para algunos alcanzaría con reducir impuestos, moratoria impositiva o las medidas previstas en la Ley de Emergencia, ahora, planificando un utópico seguro multiriesgo que debería subsidiar el Estado. Las pequeñas y medianas empresas y productores familiares, están llegando en muchos casos a la fase terminal de su crisis. En la Zona Núcleo no se cubren ni el 50 % de los costos, que van de 10-20 quintales de soja por hectárea en campo propio, a 32 quintales en campo alquilado.

Es una situación extraordinaria y se debería responder con medidas extraordinarias, que están muy lejos de los anuncios del Presidente Macri y sus funcionarios. Según Omar Príncipe, presidente de la Federación Agraria Argentina “…es como si un enfermo en estado crítico necesita un marcapasos y el médico le anuncia que le consiguió unas muletas. Es noble la intención pero no soluciona la necesidad del paciente”




Redacción CaLiSA FAUBA

0 vistas
CONECTATE

Facultad de Agronomía - UBA

info@calisafauba.com

NUESTRAS REDES
  • Gris Icono de YouTube
  • Gris Facebook Icono

Consumidores activos, productores comprometidos

© 2018  Equipo de Comunicación CALISA

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon