Buscar

FAUBA. Dos mujeres al frente.

Actualizado: 21 de mar de 2018

Asunción de la decana y vicedecana en nuestra facultad.


El 9 de marzo asumieron la nueva decana y vicedecana de la Facultad de Agronomía-UBA; para algunos no cambiará en lo fundamental ni los objetivos ni la modalidad de gestión, pero optimistas y pesimistas no faltan.


"provocó muchas miradas la afirmación de Marcela Gally de que exportamos para alimentar a 400 millones de personas y en nuestro país, aún así, hay hambre."

Una de las 50 mejores facultades de ciencias agrarias del mundo – según algunos indicadores - ha renovado sus autoridades y, después de 113 años, la Facultad de Agronomía-UBA no solo tendrá una decana sino también una vicedecana: las Ing. Agr. y Doctoras Marcela Gally y Adriana Kantolic; la primera especialista en Fitopatología, la segunda en soja.


¿Mujeres en la conducción garantizan cambios?


No y tenemos sobradas pruebas de ello, en la mayor parte de las actividades, aunque nos suenen más cercanas y negativas algunas experiencias políticas en nuestra patria. Sin embargo, que hayan asumido en esa semana tan especial y después de un 8 M histórico y conmovedor, estimula las expectativas.


Palabras de peso


En un Salón de Actos repleto y ante docentes que siguen diciendo que nuestro rol como país y sector agropecuario es alimentar a los hambrientos y desnutridos del mundo, provocó muchas miradas la afirmación de Marcela Gally de que exportamos para alimentar a 400 millones de personas y en nuestro país, aún así, hay hambre. Tampoco pasaron desapercibidas las palabras sobre la existencia de una fuerte demanda social que presiona para que en nuestra casa de estudio nos preocupemos más por la alimentación saludable y el cuidado del ambiente.


Distintos modelos de facultad y país en disputa.


Profundizar líneas de trabajo existentes.

Sabemos lo lento que son los cambios en las Universidades y también en los organismos del Estado, pero también confiamos en que se puedan profundizar en nuestra FAUBA algunos de los rumbos ya trazados; más y mejor extensión ligada con la investigación y la docencia; mayor atención a la demanda de los actores sociales más necesitados; mayor compromiso con el cuidado de los bienes naturales; participación más activa en el debate de las políticas agrarias y agroalimentarias; formación de técnicos y profesionales de primer nivel que también sean ciudadanos íntegros, sensibles y comprometidos. Se trata, simplemente, de trabajar, investigar y educar para la vida, sirviendo a la vida.


Una universidad que trabaja para los intereses y las necesidades nacionales.

Según la Unión Industrial Argentina-UAI, el gobierno nacional los recibe, pero luego no hace nada; los oye pero no los escucha y, mientras, se sigue llenando el país de productos importados. Que no nos pase eso en la FAUBA, como algunos afirman que nos ha venido ocurriendo estos últimos años, en relación a ciertos temas innovadores, controvertidos o conflictivos. Esperamos que la facultad centre cada vez más su atención en las necesidades y demandas de producción, comercialización y consumo de la población local y nacional.



Redacción CaLiSA FAUBA